Vidrio Soplado

 

Los españoles introdujeron el vidrio en México en el siglo XVI. El vidrio se funde a una temperatura de 1600 grados Celsius para trabajarlo con facilidad. Una vez fundido se toma con la caña previamente calentada.

La pieza de vidrio se moldea por la persona que sopla a través de la caña mientras la gira con el vidrio fundido. Para darle color al vidrio se le añade óxidos naturales.

Otras técnicas del vidrio soplado es el craquelado y el azogado. El craquelado, se logra sumergiendo la pieza en agua cuando todavía está al rojo vivo, con este cambio brusco de temperatura se cuartea el vidrio.

El azogado, consiste en aplicar una placa metálica a la hora de fundir el vidrio y de esta forma se logra un efecto de espejo en la pieza.