ARTESANÍAS MEXICANAS DE METAL

Hojalata

La prohibición española para labrar la plata en la Nueva España es, entre otras causas, motivo para que se haya dado impulso muy especial a la hojalatería.

El artesano mexicano imitó en hojalata la platería europea, creando un estilo muy singular. A eso se debe el marco para el retablo y el espejo, el candil de brazos, el candelero de mesa, y otros tantos objetos que casi han desaparecido.

Todo trabajo realizado con la hojalata ha seguido y sigue la carga estética heredada por España; pocas son las piezas que han comenzado a liberarse de ésta influencia.

Se le llama hojalata a la lámina de acero de bajo carbono (metal base) recubierta en ambas caras, por una capa delgada de estaño mediante un proceso electrolítico.

Como el estaño se adhiere firmemente al metal base, la hojalata puede ser prensada, estampada, troquelada y doblada hasta darle formas complejas, sin que se desprenda la capa de estaño.

La hojalatería mexicana también se decora artísticamente se policroma a pincel con colores vivos, su asimetría cromática resalta como una notoria característica de carácter popular.

La fabricación de piezas con este metal se debe a un trabajo de repujado y calado; donde la importancia se centra en los cortes hechos a tijera.

A la hojalata se le aplica una preparación química, es la que impide que se oxiden y no pierda el brillo.