Madera estofada

El estofado es la técnica de policromía en la pintura y escultura principalmente de carácter religioso donde se incluye hoja de oro.

Está técnica tuvo su origen en la Europa Barroca de los siglos XVI y XVII. Fue instruida a los indígenas por los misioneros Franciscanos, seguidos de los Agustinos y Dominicos. Por su temática religiosa era muy útil en la evangelización, tuvo un fuerte auge para en la construcción de los conjuntos retablísticos, en la arquitectura barroca y, sobre todo, en la escultura religiosa donde se usaba para decorar los vestidos. Para realizarla comúnmente participan dos oficios, el escultor y el pintor;

Las piezas se esculpen con filosos utensilios de hierro con los que se logran extraordinarias tallas con minuciosos y exquisitos detalles.

El proceso consiste en dar a la pieza tallada varias manos de yeso para después recubrirla de una arcilla roja llamada “bol”. Sobre ella y en las zonas que se quieran los dorados se aplican las finísimas láminas de oro que se pegan sobre la arcilla.

Una vez realizado este proceso se pinta el oro con colores (una fina capa), para luego, con un instrumento punzante, arañar la pintura hasta hacer salir el oro bajo suyo; las láminas de oro imprimen esta personalidad decorativa muy valiosa. También se emplean láminas de plata o de cobre.