Madera con incrustación

Maderas

 

El trabajo de la madera mexicana hecho a mano con incrustaciones de concha se hacían desde tiempos revolucionarios en instrumentos musicales a petición de los mineros aficionados al canto qué trabajaban en las minas. El Nith, es la comunidad heredera de esta tradición nacida en Orizabita, Ixmiquilpan, que, con las valvas de abulón, hueso carbonizado, y aromática madera de enebro dan origen a cientos de estos preciosos objetos. Una vez que ya se tienen finamente recortada las figuras de concha, se pegan en el fondo del hueco hecho a la pieza de enebro con pegamento comercial. El polvo de hueso quemado se coloca en la palma de la mano y se humedece con agua y goma para formar lo que los artesanos llaman “pasta negra” con la que cubre toda la superficie decorada, así como todas las figuras de concha, para extenderla por completo con un cuchillo o algún otro instrumento. Hay que esperar a que seque y después se pule con un esmeril o con una lija para retirar el sobrante de la pasta de la incrustación y darle brillo.