Zinacantán

Los textiles mexicanos de la comunidad Tzotzil de Zinacantán Chiapas, conservan en gran medida su diseño prehispánico: huipil corto, enredo y capa. Las mujeres usan un huipil corto elaborado en telar de cintura; con pechera y hombros bordados en punto de cruz con motivos geométricos, bordados a mano con la misma iconografía floreada de la capa y el enredo. En el atuendo de uso cotidiano de las Zinacantecas, lo más vistoso es la capa: una pieza rectangular de casi 70 cm de ancho, con diseño de franjas en tonos que van de los azules a morados, o bien magentas y rojos; elaborada con algodón y artisela en telar de cintura.

Sobresale en esta pieza un dibujo de flores bordadas. No se trata de un rebozo. Es una pieza mucho más gruesa y pesada, que usan indistintamente sobre la espalda, amarrada al cuello, cruzada sobre un hombro y dejando el otro al descubierto.

Pantelhó

Pantelhó es una comunidad indígena Tzotzil que elabora finísimas prendas de algodón en telar de cintura. Su dominio en esta técnica permite la confección de lienzos rayados de diversos colores.

Las rayas son interrumpidas por motivos zoomorfos que representan todo un simbolismo apegado a su cultura. Entre los más comunes son animales, universos cuadrados, estrellas, maíz, etc. Huipiles, caminos de mesa, cojines y servilletas son las piezas que en la actualidad llegan a las ciudades de San Cristóbal de las Casas y Tuxtla Gutiérrez, en Chiapas. El complejo tránsito y situación social de la región hace cada vez más difícil el comercio de la producción textil en Pantelhó.

San Juan Chamula

San Juan Chamula, es un poblado Tzotzil donde los rituales mágico- religiosos-espirituales definen la vida social del pueblo. En la colonia los europeos introdujeron la producción de lana a México y con ello, las indígenas chamulas confeccionaron sus trajes. Desde la época colonial la crianza de ovejas en esta comunidad es parte de la cotidiano.

El traje tradicional chamula consiste en un enredo, una blusa Chamula y una capa de lana que ellas mismas hilan y tejen en telar de Chamula. A diferencia del enredo y la capa que son de lana negra, la blusa se elabora de lana blanca; tanto la capa como la blusa están mínimamente decoradas a puntada de ojal con hermosos motivos que representan cruces, soles y estrellas de vivos colores. Sobresalen dos borlas de algodón o lana escarlata con las que adornan la cabeza.

Venustiano Carranza

Venustiano Carranza se ubica al sur de Chiapas. Por el clima tan cálido la mayor parte de las prendas de vestir se confeccionan con telas muy ligeras brocadas en telar de cintura. El huipil de las mujeres es corto y va adornado de vistosos dibujos entretejidos con figuras que representan la flora y la fauna de la región.

La orilla de la manga lleva una franja de grecas bordada con estambre de 4 colores tradicionales que son el verde, amarillo, morado y rosa mexicano. Las indígenas Tzotziles de Venustiano Carranza se destacan de las demás bordadoras de Chiapas aplicando la técnica del “Petet”, que es el arte de hilar el algodón depurando su tratamiento al cocerlo con cal y tequesquite para adelgazar la tela y obtener una fina gasa muy compleja para bordar. Por este motivo los huipiles y rebozos de telar hechos a mano en Venustiano Carranza son muy valorados.

Magdalenas

Los tzotziles se encuentran en la parte noreste de Chiapas. Su mayor concentración se localiza en Los Altos de Chiapas, zona llena de cumbres, barrancas y lomeríos. El pueblo Tzotzil de Magdalenas ofrenda sus textiles inundados de símbolos prehispánicos a las deidades de la religión impuesta por la conquista. Las mujeres Tzotziles que habitan Magdalenas se encuentran entre las mejores tejedoras de Chiapas. Los minuciosos dibujos de sus huipiles caen en cascada hasta la cintura.

Los dibujos presentan un armonioso conjunto de formas y tonalidades que para las indígenas encierran un profundo sentido místico relacionado con la vida, la tierra y el inframundo. El huipil ceremonial se elabora en telar de cintura.

La pechera es un conjunto de figuras de diamantes o rombos labrados que representan el universo. Las figuras de flores y grecas en la parte inferior simbolizan los campos de maíz y la serpiente. Esos mismos diseños los hallamos en los demás textil Tzotziles como tapices, cojines y carpetas, motivos prehispánicos que manifiestan el sincretismo religioso y cultural

.

San Andrés Larranzair

El huipil Maya de San Andrés es de algodón, de escote cuadrado y se usa como blusa fajada en el enredo. La sección superior del lienzo central luce enteramente entretejido con motivos en algodón rojo, negro y notas multicolores de estambre. Cada detalle de la tela representa parte de un universo conceptual de raíz prehispánica.

Todo ese conjunto de símbolos unidos entre sí, son una colección de referencias socio-culturales que los hace únicos. Cada textil Maya lleva grabado una historia propia. Predominan los colores, rojo, amarillo, azul, verde y blanco; El textil Maya de San Andrés tienen una estrecha relación de la visión de la gente con el cosmos lleno de simbolismo.

Aguacatenango

Comitán de Domínguez es un poblado de mayoría indígena Tzetzal. Se localiza a dos horas de San Cristóbal de las Casas en el altiplano central de Chiapas. Su producción textil destaca en el arte del telar de pedal, donde se elaboran hermosos rebozos artesanales de brillantes colores y tonalidades contrastantes.

La materia prima es la artisela, lo que permite el brillo de hermosos lienzos con trama en greca. La urdimbre es la que define el color base. Por su parte, los hilos que atraviesan la urdimbre permite el contraste en el juego geométrico, sólo perceptible gracias a las combinaciones de tonos, creando coloridos rebozos.

Comitán de Domínguez

Comitán de Domínguez es un poblado de mayoría indígena Tzetzal. Se localiza a dos horas de San Cristóbal de las Casas en el altiplano central de Chiapas. Su producción textil destaca en el arte del telar de pedal, donde se elaboran hermosos rebozos artesanales de brillantes colores y tonalidades contrastantes.

La materia prima es la artisela, lo que permite el brillo de hermosos lienzos con trama en greca. La urdimbre es la que define el color base. Por su parte, los hilos que atraviesan la urdimbre permiten el contraste en el juego geométrico, sólo perceptible gracias a las combinaciones de tonos, creando rebozos coloridos.